Travesía de vuelta lenta

Nos embarcamos en nuestro viaje de regreso a casa, a nuestro hogar que se traduce en el calor de familia, y en materializar unos sueños colectivos y unas realidades que se matizaron y dibujaron en nuestros andares.

Fortalecidos como personas, como equipo, como esposos, como cómplices, llegamos confiados en cada paso que damos todos los días, así, el medio sea incertidumbre, agradecidos estamos, por los regalos de la vida, por darnos esa luz interior que intensifica nuestra conciencia, presencia, confianza y nuestro amor por nosotros mismos y por los demás.

Siguen moviéndose en mí, diferentes sensaciones que me llenan de felicidad, nos acercan y nos hacen vibrar, fuerza de unión, inspiración y creación.

Me siento tan bien acompañada, que agradezco a mis ángeles por abrirme el corazón y atraer a mi compañero de alma y vida, con el cual siento que quiero vivirlo todo, vivir cada presente con intensidad, con luz, con color, con amor, pasión, respeto, gratitud, complicidad, servicio, entrega, cuidado mutuo.

Certeza de que todo es, y lo que es, es perfecto, cada segundo trae lo suyo, mientras tanto descanso, respiro, dejo que me consientan, y yo, conectada, en comunión con mi ser; Para despedir o cobijar la semilla de amor infinito, que sí es, para este espiral de vida, florezca y trascienda, para llenarnos de felicidad, de inspiración, de aprendizajes, de juego, picardía, de más amor, de auto conocimiento.

Confianza infinita en lo que es, agradecimiento y goce del presente tal cual se nos manifiesta, elección/lecciones de vida, me mantienen en un trance profundo de felicidad, desapego, amor por mí, respeto por el otro. (060415)

IMG_8707

Deja una respuesta