¿CONEXIÓN?

¿Conexión?…

 

¿Que es eso?… se oye a lo lejos una voz que titubea al terminar la palabra y un rostro que se sonroja, como respuesta a las múltiples miradas de la tribu NOAK, tras la pregunta que acaba de ser lanzada… ¿A quién?, no se sabe con claridad… pero lo que si se logra percibir es que a más de uno y una, aquella tarde, les movió la pregunta. Algunos creyeron tener la respuesta, pero otras, al querer compartirla se dieron cuenta que tenían más preguntas, y mayores dudas… las cuales no habían sido expresadas hasta el momento. Pero lo que si fue cierto es que les provocó un sin fin de sensaciones, les quedo sonando como una melodía conocida en los pensamientos, y hasta en los mismos sentimientos.

 

¿Por que asombrarse?, es una voz interna que nos acompaña, es el timón diurno y nocturno que nos guía si estamos conscientes y prestos a oírlo, es una voz, un espíritu que ha vivido, que tiene recorrido y que logra sentir más profundamente y a una escala superior cada suceso, encuentro, relación, decisión que esta a punto de ser tomada, palabra que está por ser pronunciada… o en algunos casos, la mentora que te invita a recapacitar, a hibernar, a reconciliarte contigo y con los demás.

 

Si tratamos de contestar… ¿Que es conexión? podrá haber a lo lejos varios intentos, por tan solo describir el término de forma superficial, o respondiendo tal vez a una coyuntura o contexto especifico y limitado… pero… ¿Los colores que trae consigo dicha palabra, donde quedan?… la invitación una y otra vez es excavar, mirar hacia adentro, tratar de romper barreras mentales, máscaras que la sociedad del que dirán, se han encargado de adherir en nosotros, cual mancha indeleble.

 

Conexión, instinto, intuición, sexto sentido, conciencia… son palabras que para mí, la persona del rostro sonrojado, de la voz titubeante, producto de las innumerables miradas aquella tarde, quiere dejar expuestas sobre la tierra, para que logremos la armonía, la tranquilidad que trae consigo la coherencia, estado este último, que cuesta, no solo lágrimas, risas, incertidumbre, sino también, choques emocionales y racionales, discusiones con seres queridos y hasta desconocidos.

 

Conexión con esa voz interna, con esa guía ancestral – moderna – futurista – que lo sabe. O, sí que lo sabe, acompañémonos amorosamente a creer, a escuchar, a trascender a lo profundo de nuestro Ser. Siendo seres conectados, tendremos relaciones conectadas con lo terrenal, lo espiritual, lo cotidiano y lo sorprendentemente desconocido.