EL ORIGEN

Me conecto con EL ORIGEN, me conecto con aquella noche, a las faldas del poderoso Kilimanjaro, celebrando mi cumpleaños  con el amor de mi vida, y con mi familia. Con una alegría infinita con Dios por darme la bendición tan grande, de compartir mis pasos, nuestra realidad con mis padres, mi hermano, mi cuñada y mis sobrinos, que viajaron del otro lado del mundo, para ser a nuestro lado.

La energía de luna llena, dibujó sonrisas en mi corazón, una velada con el cielo estrellado encima nuestro, el calor del fuego, acompañando nuestras palabras, risas y movimientos. Celebramos la vida, el reencuentro, la familia, el amor!!!

Entre ritmos africanos, bailamos mi feliz cumpleaños, sintiendo Africa tan en mi sangre, que mi corazón al son de tambores, latía de felicidad. Fue una noche mágica, después de cenar, nos sentamos al frente del fuego, danzando, agradecimos el instante.

Amboselli, territorio sagrado de transformación personal y colectiva. Para mí, suponía, el regreso, después de cinco meses, a un lugar, donde me detuve, a observarme profundamente a mi misma, un espacio que fue testigo de risas, dudas, lágrimas sin consuelo, de una metamorfosis desde adentro hacia afuera.

Aquella noche de mi cumpleaños, regresaba con mi compañero de camino, al fuego, donde cinco meses atrás, le entregué a este, mis mayores miedos y coseché fuerza, vitalidad, claridad, y esa noche, de igual manera, le entregamos al fuego propósitos como familia, y la cosecha, una vida nueva llena de retos, amor y presente.

Esa noche, hubo una transformación. Un cambio poderoso, para los dos. EL ORIGEN —

El fuego arropó y calentó nuestras palabras, nuestros corazones, nuestros sueños, nuestro presente y con amor nos conectó de una manera única y mágica. Amor infinito, retumbó la tierra, la sabana Masai, y Africa.